Protegen a Calderón y a Fox 8 agentes a cada uno

0
112

Mi obligación como presidente de la República es dar seguridad y tranquilidad a todos los mexicanos, incluidos los expresidentes de México, destacó el jefe del Ejecutivo federal, Andrés Manuel López Obrador.

Luego de que el fin de semana pasado se confirmara que como presidente de México autorizó personal de custodia para garantizar la seguridad de los expresidentes Felipe Calderón y Vicente Fox, Andrés Manuel López Obrador señaló que no dio a conocer la solicitud de Calderón Hinojosa —realizada hace más de dos meses— para evitar situaciones de mal gusto.

Además de que el costo de la guardia reducida de ocho elementos no se compara con lo que predominó en el pasado cuando por presidente se gastaban hasta 50 millones de pesos al año en su seguridad personal y la de sus familiares.

“Es de mal gusto darlo a conocer, es ofensivo porque es una situación delicada, íntima; es decir, tengo preocupación porque me tocó en el desempeño de mi función enfrentar a la delincuencia organizada y me siento desprotegido y salir a decir que ese solicita protección por eso, en ese momento y que se le va a dar protección o se ordena que se le proteja es de mal gusto, algo no adecuado en el momento”, dijo el presidente ante los medios de comunicación.

En el caso de Vicente Fox detalló que la escolta que se le proporcionó fue por un mensaje que hizo público en redes sociales el exmandatario y en el que responsabilizó al actual presidente de lo que le pudiera pasar.

Ante las versiones acerca de que el comando armado que presuntamente intentó ingresar a la propiedad de Fox Quesada en Guanajuato nunca existió, el presidente de México aseguró que no polemizará sobre ello, aunque sí comentó que cada quien debe ser responsable de sus actos.

“Cada quien debe ser responsable de sus actos y hay que pensar en la consciencia, si no se tiene la consciencia tranquila, no se puede ser feliz, sólo siendo buenos podemos ser felices. La mentira es reaccionaria y es del demonio. La verdad es revolucionaria y es cristiana. No ayuda en nada, no quita los pecados el ir a la Iglesia los domingos y olvidar los mandamientos.

“Pero eso es que cada quien lo resuelva, la verdad es que no hay peor cosa que la hipocresía”, indicó.

López Obrador argumentó que se trata de una situación especial la de los expresidentes por lo que está seguro que la gente comprenderá las razones de la decisión.

Es mi responsabilidad que nos les pase nada a los mexicanos, que cuidemos la vida, que cuidemos los bienes de todos los mexicanos”, destacó el titular del ejecutivo federal al precisar que la custodia la mantendrán el tiempo que sea necesario.

No obstante, resaltó que “en caso de aminorar el riesgo” sería bueno que vayan viendo que “la protección pueda ser pagada por ellos”.

En caso de que otros exfuncionarios públicos estén en peligro y soliciten la protección, el presidente aseveró que se les brindará el servicio, aunque dependerá de cada caso en particular.