Andy Grammer crea himno para enfermos de cáncer

0
24

Más que el tema principal de la película “A dos metros de ti”, “Don’t give up on me” es un himno de motivación y lucha para quienes padecen enfermedades graves como cáncer y fibrosis quística.

Funciona perfecto para el filme, pero la canción ha llegado más allá. He recibido mensajes de niños con cáncer, fibrosis quística y otras enfermedades que agradecen que la haya compuesto porque les da ánimo para seguir luchando y seguir viviendo”, contó.

Ellos me cuentan que los doctores y las medicinas hacen su papel, pero su estado de ánimo influye muchísimo para no decaer para que su organismo siga vivo y ‘Don’t give up on me’ ha logrado bastante, sobre todo cuando se encuentran tristes o el dolor les invade”.

Protagonizada por Cole Sprouse y Haley Lu Richardson, “A dos metros de ti” trata sobre unos novios que sufren fibrosis quística, pero internados en el mismo hospital deben estar separados de acuerdo a las reglas estrictas de salud.

No me voy a dar por vencido, no, aún no. Incluso cuando estoy abajo en mi último aliento, incluso cuando dicen que no queda nada. Así que no te rindas”, se lee en una de las estrofas del tema.

La trama tiene un espíritu y una onda muy mágica. Cuando me propuse escribir la letra estaba con unos amigos. Entre todos compusimos una canción y la tiramos a la basura, luego hicimos otra y también la tiramos, llego la tercera y lo mismo hasta que creamos la cuarta versión que ahora todos conocen”, compartió el también productor musical.

Parte de las ganancias que obtenga “Don’t give up on me” se destinarán a la Fundación Claire’s Place, llamada así en honor a Claire Wineland, quien murió a causa de fibrosis quística e inspiró al director Justin Baldoni para realizar el filme.

Desde que nació mi hija, hace dos años, me volví feminista por completo, pues además apoyo a una fundación que ve por las mujeres que han sido violentadas en su país de origen y buscan residir en Estados Unidos para trabajar y buscar una mejor calidad de vida”.

A nueve años de trayectoria musical, Andy Grammer dice que ser positivo, confiar y nunca desistir ha sido su bandera de lucha, sobre todo cuando cantaba en la calle y durante cuatro años nunca obtuvo éxito.

En aquel tiempo no veía la salida a mi vida. Yo ponía todo mi empeño, pero nada pegaba y había que pagar las cuentas; sin embargo nunca desistí. Mucho de lo que dice la melodía tiene que ver con esos momentos”.

Tras varios éxitos acumulados en su carrera, así como decenas de reconocimientos, el cantautor dará a conocer en agosto su nuevo disco cuyo concepto tiene que ver con la pelea que hay detrás en la vida de una persona para que la sonrisa y la felicidad puedan dibujarse en su rostro.

Saltó a la fama en 2011. Su álbum debut incluyó los sencillos “Keep your head up” y “Fine by me”. “Magazines or Novels”, su segundo material, comprendió el éxito mundial “Honey, I’m good”, una de las canciones más vendidas de 2015, así como “Good to be alive (Hallelujah)”, premiada con Disco de Oro.

Luego de sobresalir en Australia y Filipinas, además de su natal Estados Unidos, su meta consiste en trascender fronteras y conquistar al mundo con su música. Incluso no descarta la posibilidad de algún día grabar en español.

***MJPR***